Un avance de la programación de aula para mis clases de Biología y Geología (metodología)

He buscado en las páginas oficiales de la Consejería de Educación de La Junta de Andalucía algún lugar donde yo pudiera dejar a la vista mi programación de aula. Por si aprovecha a otros, por si alguien me la pudiera mejorar, por si alguien me la pudiera contradecir y ofrecerme alternativas a mí, a mi alumnado y a sus familias.

Y no he encontrado nada.

Así que… pues aquí mismo. Te dejo este avance de mi programación de aula para el curso 2010-2011 en mi blog. Un espacio privado a falta de un espacio público. ¡Qué se le va a hacer!

Te recuerdo que sólo es un avance. Por tanto, habrá flecos. Especialmente porque no quiero alargarme y cansarte. Pero lo esencial sí va a estar. Y lo esencial son dos aspectos en los que quiero centrarme: metodología y evaluación. En este post te cuento la metodología y en otro, seguidito, la evaluación.

¡Ojo! Partiendo antes de una base. Mi alumnado dispondrá de ordenadores y conexión a internet. O no. Por lo que la metodología y la evaluación tendrán que ser resistentes a cortes de conectividad. Que valga para un roto y un descosido, vamos. En ese sentido, probablemente el que podamos hacer uso de la mucho mayor velocidad que la red inalámbrica interna tiene, comparada con cualquier conexión a internet, será un factor decisivo (sirviendo en local, p.ej.).

Metodología

¿Qué hace el alumnado?

Habitualmente, callan y escuchan. Pues yo quiero que se pasen la hora hablando. En grupos de no menos de cuatro y no más de cinco. Hablando sobre cómo reflejar, en un producto digital, los aprendizajes que vayan realizando sobre una temática previamente elegida por el grupo (de entre las que le ofrece la materia independientemente de qué hayan elegido otros grupos). Y reflejándolos, claro. Dejando huella de la conversación que ha habido. Porque me interesan tanto o más los procesos que los productos. Que, por cierto, aunque se creen en grupo, serán de dos tipos. Invidivudales, encargados de reflejar el conocimiento adquirido a partir de los contenidos, con su aplicación a un contexto concreto. Colectivos, que buscan exactamente el camino opuesto: a partir de un contexto elegido previamente, de un problema o situación acordado por cada grupo, ver cómo encajan en él los contenidos ofrecidos por el currículum de la materia. Los individuales durarán lo que tarde en lograrse el conocimiento. El colectivo estará ahí todo el año. Será una tarea de fondo y con vocación integradora (recibiendo aportes de otras materias, pero también de lo informal y de  lo no formal).

Así que hablar y crear productos digitales. Pero no sólo eso. Porque eso es lo que hace un alumno o alumna por estar en un grupo. Pero por estar en una clase, tendrá que comunicar, también, ese conocimiento logrado. Tanto el individual como el colectivo. Y compartirlo, ponerlo a disposición del resto. Y, si lo desea, tomar lo que quiera de lo que otros y otras comparten. Sí, eso que antes se llamaba copiar, ¿qué pasa?; sí, eso que, no sólo quiero que ocurra, sino que se reflejará positivamente en la evaluación, gracias a un mecanismo de cita de las fuentes.

Esa misma comunicación que se produce con los compañeros tendrá que darse conmigo y con sus familias. Porque, luego te lo cuento, yo voy a compartir mi proceso de evaluación con las familias. Y cuando digo compartir, digo compartir. No digo contar, informar… Digo coevaluar, si quieren.

Para poder realizar esto contará con dos referentes. El referente hecho a base de contenidos curriculares de la materia y el referente que incluye procesos asociados a competencias que querremos poner en juego en el aula. Serán referentes anchos para poder operar sobre ellos. Serán referentes excesivos para poder elegir, seleccionar, adaptar, estrecharlos para ajustarlos a cada persona. Y también serán referentes abiertos, en los que cabrán más contenidos y más procesos, si se consideran necesarios, si vienen. Los dos documentos serán publicados justo al inicio del curso. Aquí, en este blog (si la Consejería no le pone remedio claro, creando un espacio público que sirva para eso..).

Ah! Se me olvidaba. Ambos referentes contendrán los criterios de evaluación para cada uno de sus elementos. Pero sobre ellos no te puedo decir nada aún, porque esos criterios tendrá que crearlos en el aula el alumnado. Incluso personalizándolos, diferenciándose unos y otros en cuáles han elegido. Incluso cambiándolos a lo largo de proceso, en función de qué vaya resultando. Pero eso no lo puedo publicar al principio, no. Sólo te lo podré contar después de la primera o segunda semana de clase, que es a lo que nos vamos a dedicar esos días por completo. Necesitaremos tiempo porque en los criterios de evaluación, en la manera de demostrar que se ha logrado crear conoocimiento en cada elemento de los referentes, no valdrán verbos asociados con “recordar” ni con “comprender“. Sí podrán estar “analizar“,  “opinar“, “implementar“, “crear“, “comunicar“, “emocionar“, que demuestran mejor las competencias. Y será imprescindible un contexto.

A todo esto… ¿qué hago yo?

Pues estar disponible para atender a los grupos en lo que me demanden. Y observar qué procesos están poniendo en juego las personas que hay en la clase. Incluyendo en esa observación tanto la que se produce de manera que no interrumpe el proceso, actuando desde fuera (observador), como la que provoca el proceso para observarlo (interlocutor). P.ej., una entrevista. Y anotando información sobre todo ello y poniendo esa información a disposición de las familias, del resto de los miembros del equipo docente y, también, de los compañeros y compañeras de mi departamento. Claro está, también generaré tiempos para realizar atención individual cuando se precise, bien yo mismo, bien estableciendo las conexiones necesarias entre el alumnado. Y, cómo no, tratando de que haya momentos de recapitulación, en la que la clase completa esté realizando el mismo proceso.

Además de a los procesos estaré atento a los productos. Mientras se elaboren, no al final. Al final, si algo está mal, es un error. Pero si lo miro durante su elaboración, es una oportunidad de aprendizaje. Espero contar con alguna herramienta que funcione como portafolio y me permita hacer esto eficientemente. Y, de paso, que permita lo que te decía antes, el mecanismo de copia y opinión entre el alumnado.

No sólo estaré atento a procesos (individuales, grupales, colectivos) y productos (individuales, colectivos). Corregiré exámenes. Sí. Pero serán exámenes con función validadora, no calificativa. Exámenes coherentes con los criterios de evaluación elegidos por el alumnado. Por tanto, nadie más adecuado para elegir las preguntas que deban demostrar conocimiento que el propio alumnado (aunque sea yo quien debe validarlas).

También quiero crear situaciones prácticas, en las que el conocimiento no surja de la gestión de la información, sino del escrutinio de la realidad desde el punto de vista de la materia.

¿Y las familias?

Hasta ahora las familias se ocupaban de la función de regañar. Regañar a sus hijos o hijas si las notas no eran buenas, regañar al profesorado si algo no iba como se supone que debía ir. Yo quiero ofrecer un espacio para cambiar eso. Quiero que las familias hablen. Con sus hijos e hijas. Cada día. Y no sobre notas, no, que las notas no son sino números, sino sobre aprendizajes. Que la pregunta “qué has aprendido hoy” sustituya a la típica “qué has sacado”. Hablar cada día un ratito, de usos y contextos de los aprendizajes logrados.

Y, por supuesto, que hablen conmigo. Que me suministren información sobre el otro gran espacio de aprendizaje que es la casa. Que programemos la actividad del alumnado allí y que haya evaluación de la misma. Y, si llegamos a acuerdos, que esa evaluación se incluya en el proceso educativo como fruto de un trabajo conjunto. Para empezar, podemos hablar, y mucho, de los criterios de evaluación que cada alumno o alumna haya elegido.

También creo que hay un espacio para discutir qué herramientas tIC (con minúscula) usará el alumnado en su trabajo de aula. Porque muchos alumnos y alumnas sabrán usar unas u otras (su PLE, su personal learning environment), pero estará bien ver cómo encajan los PLE entre sí. Y con ello, se transforman en GLE (group learning environment). Y es que no es lo mismo aprender sólo que aprender en sociedad.

El resto del equipo docente también juega…

Porque uno de los objetivos de la metodología es ser transformadora y transformarse. Para eso tiene que estar dotada, no sólo de visibilidad, sino de transparencia (una visibilidad fiable, no tamizada por filtros que la desvirtúen). Así que no bastará con hacerlo. También tendré que contarlo.

¿Y el resto de compañeros de toda Andalucía, España, el mundo…?

¡También juegan! Por supuesto que la transparencia que tenga hacia el equipo docente en el que esté incluido se hará extensiva a cualquier docente, a través de las redes sociales que se estimen convenientes. “Mi claustro es el mundo” es una frase de Jordi Adell recogida en una de las páginas oficiales del Congreso sobre Modelos de Integración de las tIC en el Aula, así que muy mala no debe ser, creo.

Si eres parte de mi alumnado, o de sus familias, quizá quieras echarle un vistazo a alguno de estos contenidos. O quizá no. Quizá estés cansado o cansada de leer esto… Da igual. Déjalo para cuando te apetezca. Este post no se va a ir. Va a quedar aquí como mi compromiso contigo.

%CODE1%

%CODE2%

%CODE3%

%CODE4%

36 Replies to “Un avance de la programación de aula para mis clases de Biología y Geología (metodología)”

  1. Alejandro Sarbach

    ¡Magnífica entrada José Luís! Necesito leerla despacio y asimilar lo que nos cuentas y nos cuentan todos los enlaces que pones.

    En fin, que va directo a Delicious, y pongo un acceso directo en mi escritorio.

    Seguro que podré comentarte las ideas que me sugiere. De momento me contagio con tu entusiasmo por proyectos futuros, relacionados con nuestras prácticas reales.

    ¡Es lo que necesitamos!

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Alejandro!

      Pues no sólo quiero contarlo, claro, quiero que se vea. Así que tenemos toooooodo un año para hablar. Pieza a pieza.

      Y no sólo quiero contarlo. Quiero cambiarlo. Quiero añadir cosas que me digáis. Porque si mi claustro es el mundo, mi alumnado tiene muchos profes! Y no saben la suerte que tienen (y yo también) de que estés en ese claustro. 🙂

      Responder
  2. CarlosEncinar

    !Hola!
    Las propuestas que haces me parecen muy interesantes pero en cuanto a lo que comentas sobre objetivos y criterios de evaluación creo ver varios problemas:
    1)Hay unos contenidos y criterios mínimos fijados por el gobierno central y la Junta; dichos criterios, como su nombre expresa, son “lo mínimo” que se ha de tratar y lo mínimo a lo que el alumno ha de llegar. ¿Cómo planteas compatibilizar esto con los escogidos por el alumno?
    2)Propones que sean los alumnos los que diseñen sus propios objetivos y criterios, pero tengo entendido que han de estar recogidos ANTES de que comience el curso en la programación didáctica de ese curso, grupo y año; además, y en teoría, creo que inspector tiene que dar el “visto bueno” a dicha programación, dentro del paquete que es el proyecto educativo del centro. ¿cómo vas a solventar ese problema?
    3)Tengo entendido que para establecer unos objetivos, contenidos o criterios de evaluación, (aún estando por encima de los mínimos exigidos por el gobierno central y la Junta) que sean personales para un alumno es necesario realizar una adaptación curricular, ya que tu propones individualizarla para cada alumno; siendo así ¿vas a plantear una ACI para cada estudiante?
    4)Por último, una pregunta más banal pero no por ello menos importante: ¿Como vas a evitar la picaresca de los alumnos que se exigen poco en los objetivos para así aprobar fácilmente o obtener buena nota?
    Entiendo que pretendes hacer unos criterios tan amplios que comprendan todo lo que el alumno se fije, pero ¿No sigue siendo eso una adaptación curricular significativa? ¿No tendrás problemas con el inspector o con los padres a la hora de reclamar por una calificación?

    Esas son todas las preguntas que se me ocurren por el momento; espero no haberme equivocado mucho ni haber sido demasiado “cargante”.

    !Muchas gracias!

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Carlos!

      Muuuuuchísimas gracias por tu tiempo. Es un comentario que me ayuda mucho a perfilar un par de flecos. Y es que es verdad que aunque el post es laaaaargo, siempre se quedan cosas. ¿Voy por puntos?

      1) Sí, sí. Los contenidos mínimos están. Están en el referente de la materia. Lo que yo digo es que los criterios de evaluación los planteará el alumnado. Y, si uno se fija, los contenidos mínimos son, realmente, mínimos. Los libros de texto tienden a desdibujarlos. Porque cuando uno se va a la fuente, al currículum, suele llevarse auténticas sorpresas. Si te parece bien, acelero el trabajo de los referentes y lo muestro apenas empiece septiembre.

      Además, una cosa curiosa sobre los contenidos mínimos. Aunque sean eso, mínimos, tradicionalmente se aprueba con la mitad de ellos. El famoso “5”. Yo, en la evaluación, quiero cambiar eso. Ya te avanzo que quiero que el alumnado logre, no el 50% del currículum, sino, como mínimo, el 80%. Y que una idea obtenida no compense la ausencia de otra, como sucede en el sistema de calificación actual.

      2) La fecha de aprobación de la programación es cuando se aprueba el plan de centro, que sucede a final de… ¿era octubre, no? Me da un margen de mes y medio para incluir a alumnado y familias en la programación de aula. Además, el carácter flexible de la programación la convierte en un documento que evoluciona, no que queda fijado, creo. De hecho, creo que incluyo explícitamete los mecanismos de cambio de la programación, que, en general, no se detallan. Por tanto, veo que responde, con mayor rigor y exigencia incluso, a los principios legales que rigen las programaciones de aula. Creo… Si no, seguro que ya me lo dirá el inspector.

      3) No todas las personalizaciones requieren adaptación curricular significativa. De hecho, sólo aquellas que afectan a la naturaleza del currículum. Fíjate que cuando se hace una recuperación de un examen suspenso ya se está haciendo una adaptación curricular individualizada (aunque sea a un grupo de personas, es individualizada). O cuando se explica en clase una duda. Que el alumnado y las familias participen en la elaboración de la programación creo que no altera, en ningún momento, la naturaleza del currículum. Porque aparezco yo como garante suyo ante cambios que no se ajusten a él. Es decir, yo represento a la administración, soy parte de ella. Una cosa es personalizar y otra desvirtuar. Mi papel consiste en que se dé el primer proceso sin que suceda el segundo.

      Pero, si te fijas, sólo hay un pasito muy corto para llegar al ACI. Tan corto que podría ser posible plantear un ACI. De hecho, si no se plantea (y te juro que creo que cada alumno tiene derecho a su ACI) es por las trabas burocráticas que supone.

      4) No voy a evitar la picaresca. Es una decisión personal. Voy a acompañar, orientar, facilitar, sugerir, aconsejar… Pero no voy evitar nada. No me toca tomar a mí esa decisión. Es decisión del alumnado y de su familia, siempre que estén dentro del ancho camino que marca el currículum de mínimos. Pero otra cuestión es la calificación. Establecer unos objetivos, como verás en el siguiente post, está asociado a una calificación máxima que se puede lograr. Ahí seguro que va a haber conflicto. Seguro. Pero eso te lo cuento durante la semana que viene, en otro post, sobre los aspectos de evaluación (no sé qué día podré lanzarlo definitivamente, pero espero que el jueves).

      ¿¿¿¿¿Cargante?????? Ni de coña, Carlos. ¡¡¡¡Excelente!!!!! Lo digo completamente en serio. Mi trabajo hace mucho que dejó de ser mío. Hay en él tantas influencias que ya no es algo que quiero defender, sino enriquecer.

      Y, desde luego, tus preguntas lo enriquecen. Sustancialmente. Gracias Carlos.

      ¡Un saludo!

      Responder
  3. vicentpardo

    hola JL&cia
    este es un post que merece recorrido…también, sin estudiarlo con detenimiento, ni el texto del post ni los comentarios, sobretodo el de Carlos, pero con la urgencia de decir algo (lo que ya tengo masticado):
    1. los contenidos NO IMPORTAN (en el aula), están disponibles por todas partes, son un pretexto para que se hable en el aula ¿cómo se pretende trabajar conceptos que a mí me ha costado años entender en 50′?
    2. importa lo que hacen los chavales, lo que son capaces de defendery ¡deben hacerlo! utilizando cualquier formato pero siempre exponiéndo las decisiones que les llevan a tomar una propuesta u otra
    3. es importante concretar cosas que deben resolver, tareas o actividades, enmarcadas o no en un proyecto local o global, la escala depende del tiempo que tengas para estructurar la propuesta
    4. MUY IMPORTANTE!!!! se debe hacer un estudio (LO MÁS PRECISO Y DETALLADO POSIBLE) de la carga que supone la asignatura, no se puede PRETENDER SUMAR A LA BARBARIDAD DE ASIGNATURAS SOLAPADAS E INCONEXAS algo inaccesible a gente acostumbrada a otras cosas. Se corre un riesgo reactivo muy importante. Intenta conectar con otros profes del curso y hacer cosas como repartir documentación en inglés que van a trabajar en esa asignatura, o tratar con vocabulario y formas del discurso científico en lengua y literatura, o los modos de argumentación en filosofía o las técnicas matemáticas en idem….
    5No sé que extraño picor te produce la palabra producto, pero la evaluación debe calificar lo que hacen los chicos, demasiados agentes veo en tu planteamiento, quizás en una fase más avanzada y consolidada de tu quehacer. Debemos actuar como jury ante lo que defiendan. Me oferzco a conectarme via skype en las sesiones de evaluación con vosotros, de conectar los cursos que tengamos y lo que hacen…
    saludos

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Vicent!

      No, si cuando digo yo que mi claustro es el mundo….! 😀 😀 😀

      También voy por puntos, que así se hace más fácil la lectura.

      1) Sí, sí… Es una cuestión la de los contenidos que he dejado poco clara. Me viene muy bien lo que comentas para profundizarla. Creo que el contenido es un paso hacia el conocimiento. Pero no produce conocimiento inmediatamente. Creo que requiere un contexto y un uso (personal, familiar, laboral, social…). O sea, un enriquecimiento semántico. Ese es el objetivo del producto digital del alumnado. No es mera repetición de contenidos, sino apropiación en el grado en que sea posible. Y no pretendo que recorran mi camino, sino el suyo. A mí, esos contenidos, me han servido para algo, me los he apropiado por una serie de razones. A ellos les dejo descubrir las suyas. De fondo, lo que busco es una cosa que me ha enseñado Manuel María Cardeñosa (@manuelmch). Que hay usuarios muy diversos de cada materia, y que todos ellos deben caber. Los contenidos pueden tener significados muy distintos para cada uno.

      Respecto al tiempo… Bueno, llevo ya varios años con una metodología muy similar a esta que cuento. Y nunca, nunca, nunca, hubo problemas de tiempo. Es sorprendente, pero creo que el profesorado actúa como freno del alumnado. Si el alumnado trabaja en clase, garantizamos 900 horas de estudio al año. Si el que habla soy yo, hay mucho menos tiempo. La realidad es que el número de ideas que adquieren, y por tanto, el número de oportunidades que surgen para aprender, es tan alto que el tiempo dejó de preocuparme hace tiempo (jejeje… juego de palabras tontito pero efectivo, 😉 ).

      2) Totalmente de acuerdo. Ese es el punto más débil de toda la propuesta porque aún no está suficientemente explicitado. Importan los procesos más que los productos. De hecho, es lo único realmente nuevo en lo que venía haciendo. Es algo a lo que he prestado atención este año, en 3º ESO Diversificación, pero aún no lo he llevado masivamente a grupos. Es mi GRAN incógnita. Atender los procesos y evaluar a partir de ellos. En diversificación ha funcionado bien, sin problemas, muy fluido… Veremos a ver si sale igual en 1º ESO, con 30 de chavalería y cada uno con su portátil… Sí, aquí es donde tengo que apretar. Sé que tú ahí vas MUY por delante de mí, así que soy todo orejas (que dice mi chica de mí, jejeje).

      3) Las tareas de cada tema tampoco han sido explicitadas, y llevas razón. Pero mi apuesta es algo distinta a eso. El enfoque de tareas por temas me parece atomizado (aunque esto que digo es muuuuy discutible). Así que quería otra mirada. Este año es lo que peor me ha salido. Sin embargo, sí que ha funcionado el enfoque de enriquecimiento semántico, de apropiación de contenidos para generar conocimiento. Así que me quedo con él para abordar los temas. Y las tareas, los proyectos, los enfoco desde el punto de vista de la desconexión que existe entre escuela y sociedad. Trato de aprovecharla. Así, el alumnado tendrá un proyecto o terea o temática central durante todo el curso. Y cada vez que adquiera conocimiento, mediante enriquecimiento semántico, tendrá la oportunidad de examinar cómo podría servir ppara esa tarea-proyecto-temática central. No llegará a él a través de la tarea (lo cual abre el campo de los centros de interés, que creo que es bueno) pero podrá usarlo para la tarea. Una única tarea para todo el año.

      Mmmmmm…. No sé si me he explicado… Ya me dices.

      4) Sí, lo de la carga de la materia lo tengo muy claro. Las horas de clase y 15 minutos por hora fuera. De hecho, la carga de fuera se la dejo más a la familia. Lo que yo quiero es que trabajen en el aula, no en casa. En casa, lo que digan las familias. Y llevas TOOOOODA la razón. Muchas asignaturas hacen un uso extenso el tiempo del alumnado. Y eso es terriblemente injusto. Yo me centro en las horas de clase y, si acaso, un ratito fuera. Eso sí, lo que se haga fuera tiene que ser de naturaleza distinta a lo que se haga en clase. Y tiene que ser compatible con las actividades normales que se hagan fuera. Nada de delante de un libro, no. Les pediré que visiten a sus abuelos y hablen con ellos. O que pregunten a algún amigo de sus padres que sea profesional de algo relacionado con la cuestión que sea. O que vean un documental en la tele o en internet. A ser posible, con sus padres, madres, hermanos o hermanas… Que el expliquen algo a un hermano/a o primo/a más pequeño… ¡Yo qué sé…! Ya iré contando… 🙂

      5) Y bueno… jejeje… Es que estoy convencido de que los productos caducan si no se usan. Así que es el uso, no el producto en sí. ¡Pero estoy abierto a discutirlo! 🙂 Y lo de Skype… ¡¡¡Impagable!!! Te juro que te vas a arrepentir de haberte ofrecido, jejeje… Tengo que ver con @diegogg cómo organizo un streaming para una clase conjunta. Pero con el alumnado como protagonista, sin duda.

      Tío…. Qué muchas gracias por el comentario. Un domingo a estas horas… ¡Uf! Te debo una cerveza bien grande…

      ¡Un saludo!

      Responder
  4. Javier de la Rosa

    Es lo mejor que he leido en el día de hoy :)). Demuestras valentía en estas decisiones y desde luego las veo tan reales… Has aportado otro grano de arena en mi decisión de transformar mis clases para el próximo curso. Ayer mismo leía otro artículo de @NoLolamento en el blog de clase que hablaba sobre los “deberes del verano” dándome otro empujón. Este verano voy a disfrutar preparando referentes e intentando hilar PLE’s, contenidos, actividades, evaluación, familias.
    Es grato ver que hay más personas que piensan como yo, gracias :)Javier

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Javier!

      Pues lo importante es que aunque el cambio pueda tener problemas (es inevitable, como todo cambio), lo importante es que estamos, en plural. Yo ya he trabajado algunos de los aspectos de lo que planteo. Otros no. Pero no me preocupa porque estamos, sin duda! La palabra compañero está adquiriendo un significado mucho más real que tipo que va al mismo sitio que tú. 😀

      ¡Un saludo!

      Responder
  5. Javier

    Un abrazo y gracias por compartir.

    La voluntad, el entusiasmo y el sentido común seguro que te llevan a pastos verdes.

    Un abrazo de otro profe.

    Javi

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Javier!

      Montón de gracias!!! Al final, ¿sabes que estamos de acuerdo en una cosa muy honda? El modelo influye, sí. Pero influye mucho más la intensidad del docente con el modelo. Su compromiso emocional con el alumnado. Este modelo es sólo para que el alumnado sienta el aprendizaje. Pero hay otros igual de válidos, basados en premisas muy distintas.

      Gracias por pasar!!!!! 🙂

      ¡Un saludo!

      Responder
  6. Diego Ojeda

    Ánimo, JL. Adelante con la propuesta. Es muy reconfortante ver gente ilusionada con proyectos educativos a mediados de junio…
    Siento no poder ofrecerte mucho desde mi experiencia de aula -habrá q esperar un añito más- , y sobre todo no ser yo el de inglés que comparte nivel contigo para trabajar los mismos temas, adelantar vocabulario, buscar info en inglés, etc.
    En cualquier caso, sí que me ofrezco para colaborar en lo que pueda y en concreto en esa sesión de evaluación skypeada. Por cierto, lo de que los criterios de evaluación los creará en el aula el alumnado no me queda muy claro, entiendo mejor lo de que podrán ‘personalizar’ esos criterios pero creo que tendrás que darles algo sobre lo que trabajar, no? ¿una rúbrica tal vez?
    En otro orden de cosas, ¿recuerdas que tenemos pendiente una sesión presencial-virtual-lúdico-profunda en Motril para hablar de evaluación? Creo que subiré a Granada el viernes por la tarde y quiero pasarme por la Escuela de Salud pública, ¿estarás allí, no? crees que podemos hablar más sobre ese asunto, concretar cosas, implicar a más gente, etc?
    Pues nada, kípintach!

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Diego!

      Pues tengo ahí, en el tema del desarrollo de los criterios, una cierta duda, sí. Es verdad que el aprendizaje por descubrimiento es muy ineficiente en cuanto a tiempo. Pero también es verdad que es el que más consolida el conocimiento. Probablemente no será lo mismo un criterio de evaluación sobre procesos y productos que uno que se ocupe de un contenido. Inicialmente me inclino por irme al aprendizaje por descubrimiento en los procesos y productos y ser más directivo en los contenidos. Y, claro, tendrán la forma de rúbrica, pero no completa. Los ítems sí. Los ítems de la rúbrica serán los que aparezcan en los dos documentos que describen los referentes de competencias y contenidos. La columna que describe el máximo grado de dichos ítems será el criterio de evaluación. Pero el resto de columnas, que describe alcances intermedios, esas se irán construyendo sobre la marcha, con el propio proceso. No es necesario tenerlas antes, creo. De hecho, exigen un enorme esfuerzo de imaginación para describir todo lo que puede salir mal o incompleto. Y nunca cubren la realidad. Así, si las columnas de logro parcial o no logro se construyen durante el proceso creo que sirven para orientarlo.

      Y sí, sí, tengo apuntadísimo lo del día 30. No se me olvida. De hecho, lo tendremos que tuitear, no? 😉

      Nos vemos en Granada y hablamos, que tengo ganas!!! 🙂

      ¡Un saludo!

      Responder
  7. Víctor R.

    José Luis, que sepas que estás contribuyendo al calentamiento global. Con estas ideas que nos propones y el entusiasmo que le echas, este verano serán muchas las cabezas que echarán humo pensando en el próximo curso. Y es que con esto de tener “el claustro en la red”, aquella expresión de “nuestros claustros son interminables” se hace literal. Y no sólo interminables, sino también multitudinarios, globales, compartidos, colaborativos, enriquecedores,… Gracias por atizarnos.
    PD. Pero descansad algo también en vacaciones, que hay que coger fuerzas B-)

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Víctor!

      Sí, sí, se trata del sprint final, jejejeje…. Y ya estoy casi de vacaciones, como todos. Pero queda éste último esfuerzo, el de dejar empezado el curso que viene. Yo creo que es un problema grave de la educación que los cursos comiencen tras las vacaciones. Estoy convencido que el claustro inicial tendría que hacerse el 30 de junio, y allí quedar claro qué vas a dar, cuál va a ser la metodología y la evaluación, quién es el equipo docente. Además… ¡No soy capaz de bajar el ritmo de pronto! Julio, para mí, es un mes de aterrizaje. Ya he dejado de luchar contra eso. De aterrizaje suave, eso sí, pero de un poquito de trabajo. Decreciente, claro. Y agosto… ¡Ay, agosto…!

      Pero llevas razón. El trabajo en red sí hay que ir desconectándolo. En julio será muy poco y en septiembre volveremos también despacito… 🙂

      ¡Un saludo!

      Responder
  8. Teresa Lázaro

    Como toda nueva propuesta metodológica tiene, como decís, sus puntos débiles que sólo podrán pulirse con la práctica, probando, equivocándose y replanteando las cosas. Pero globalmente ¡FUNCIONA! Lo puedo decir porque lo he visto, lo he vivido en directo.

    Hace unas semanas tuve la oportunidad de estar en una clase de diversificación de José Luis y voy a contar lo que vi. En primer lugar alumnos que llegan a clase y no esperan a que le profesor los ponga en marcha. Llegan, cogen su portátil y entre charlas se ponen a trabajar donde lo dejaron ayer (con ganas). Cada uno va por un sitio diferente, aunque comentan entre ellos se preguntan cosas, se dan ideas, se dejan los trabajos. Lo cual está muy bien porque se le saca partido a la experiencia de los que ya han pasado por ahí, y se mejora claro. También ví gente pensando, esto me encantó, buscando explicaciones y razones por todas partes y usando tooooodo lo que saben que es mucho más de lo que se creen y que, además, tiene mucho que ver con los trabajos que están haciendo en clase. Aunque esto último ellos no lo saben, pero eso es una parte del trabajo de José Luis, hacer que se enteren, que usen todo lo que tienen: su experiencia, sus vivencias, sus emociones…porque la emoción también cuenta para aprender y también vi como José Luis la manejaba. Vi como hacía que los alumnos se sintieran orgullosos de sus trabajos, capaces de tomar de decisiones, autónomos para organizarse, solidarios para echar una mano al compañero atascado…y todo eso hace sentirse a las personas bien, contentas, felices. Y así el aprendizaje se dispara.

    Y vi el papel del profesor orientando, poniendo en duda, aclarando, reconduciendo, conectando unos con otros, planteando situaciones reales, planteando interrogantes, induciendo a la búsqueda, …y eso ¿cómo no va a ser evaluado?

    Ahora José Luis te queda el gran reto: pasar a grupos grandes. Yo estoy deseando saber qué pasa y estar allí para verlo. Y quizá muy pronto estemos intercambiando experiencias 🙂

    Un abrazo

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Teresa!

      La tardanza en responder tiene que ver con el trabajo que hemos estado haciendo juntos estos días, jejeje… Y que espero que fructifique!

      Mmmm… Sí, es verdad. No he contado nada de la gestión emocional que hago. Que es parte del trabajo. Y debe ser parte explícita de la metodología. Estaba dudando si incluirla aquí o no. Al final, creo que haré un post propio. Lo que más me gusta es que te impactaron cosas que, ahora, en la clase, parecen normales. Empezar sin intervención mía. O lo de pensar a través de la conversación… Jejejeje… Y lo que más me ha gustado es que me marques otro reto. El de los grupos grandes. Jejejeje… Eso lleva implícito que el de los grupos pequeños está superado.

      Y sí, en los grupos grandes hay reto porque no es lo mismo hacer esto que yo hacía (gestión de la emoción, aprendizaje social, uso de referentes, evaluación continua real…) sin tIC que con tIC. Y cambiando el foco de los productos a los procesos. Que son las dos únicas novedades, realmente, para el año que viene. El resto, ya lo he comentado, lleva años rodando.

      Y, sobre todo, sobre todo, sobre todo, porque sé cuántos kilómetros hay entre Tomares y Almería, también sé que las experiencias tuya y mía van a estar constantemente entrecruzándose.

      Beso enorme, chica!

      Responder
  9. Jose-Ignacio

    Lo increíble es que no nos damos ni cuenta ninguno creo… jeje bueno también quiero ver como se las apañara en un grupo grande jeje

    Responder
  10. CURTTI

    Yaves que emocion da saver que hay gente que habla bien de nosotros (la mayoria piensa que somos tontos) pero es bueno saber que a alguien le importamos. pero en fin…. dame tu msn y hablamos por hay 😀

    Responder
  11. Jose-Ignacio

    Por que yo estuve en primero con usted intentando este método pero había dos errores 1. no había ordenadores 2. la gente era de distintos colegios y casi no había interacción, por eso seria mejor hacerlo a partir de 2º que la gente mas o menos se conoce y hay mas confianza

    Responder
  12. Ana

    Me ha gustado mucho el punto de vista de Teresa y opinión sobre diversificación y sobre como funcionamos en clase. Y en diversificación se trabaja más que en el curso ordinario. 🙂
    Un saludo muy grande.

    Responder
  13. ionut.mircea

    Es una muy buena explicación que ha dicho sobre todos, de hecho, es un buena conclusión que ha sacado sobre las ideas positivas que hay entre nosotros es una buena lógica,respuesta y manera de pensar sobre nosotros.
    En verdad hay mucha diferencia de Diversificación y en un curso normal pero,lo más sencillo que me parece porque te atienden más y puedes tomar una buena decisión sobre nosotros mismos y,a la vez,explicarlo con nuestras propias palabras y haces el trabajo que tú mismo hay que hacerlo.
    En cambio,en un curso normal te atienden muy poco y te explica algo deprisa y al día siguiente,no te enteras de nada.
    En Diversificación es mucho más fácil porque puedes darle lógica y cuestión de lo que uno se plantea por eso a mí me parece muy bien y que,para el año que viene,quiero seguir con el mismo trabajo.En Diversificación sólo se aprenden las cosas.En un curso normal sólo se estudia y sin comprender de lo que se habla sin dar imaginación siquiera.En Diversificación es decir,en este programa si le echamos mucha imaginación y nos hacemos una idea sobre de lo que vamos a hablar.

    Responder
  14. Alba del Carmen

    Hola Teresa ;bueno hemos leído lo que has puesto de nuestra clase y nos ha gustado mucho porque lo que dices es verdad .
    Un saludo y hasta pronto 🙂

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola CURTTI, Jose-Ignacio, Ana, ionut.mircea, Alba del Carmen!

      Creo que está bien mirar cómo estamos ahora. Pero también está bien mirar de dónde venimos y qué hemos logrado por el camino. No es sólo, creo, me gusta o no me gusta. Es “me siento capaz”. Y de eso hay mucho hoy entre vosotros.

      Y en nombre de Teresa, que yo sé que le emocionó que le respondiérais, que os da las gracias. No os conoce y directamente, ese día, se quiso preocupar por vosotros, saber más de vuestro trabajo. Y sé que eso os ha gustado.

      ¡Saludos a todos!

      Responder
  15. Pingback: Tweets that mention http://profeblog.es/blog/joseluis/2010/06/20/un-avance-de-la-programacion-de-aula-para-mis-clases-de-biologia-y-geologia-metodologia/comment-page-1/#comment-8486?utm_source=pingback -- Topsy.com

  16. Fernando García

    Querido amigo y es una honra, en cuanto mandaste el link comenté en Twitter, pedagogía de muchos kilates. Lo reconfirma, si falta hiciere, la honestidad con que intervienen [email protected] [email protected] Como dice Vicente, esto es de largo recorrido. Efectivamente un camino que siempre tiene pioneros, para eso están los caminos nuevos. SOLO LOS NÓMADAS MEJORAN ESTE MUNDO.

    Hay [email protected] que no han oído nada de nueva escuela, otros que sí, y unos pocos ya la están haciendo. Gracias.

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Fernando!

      Aunque faltan cosas por decir, eh? Que no todo está en el punto dulce. Cada uno de ellos tiene aún muuuuuucho camino por recorrer. Y hay incertidumbres. La metodología de aula tiene que responder a eso sí o sí. Cambiando, adaptándose. A ver cómo evolucionamos…

      ¡Un saludo!

      Responder
  17. Pingback: Tweets that mention Blog de José Luis Castillo » Un avance de la programación de aula para mis clases de Biología y Geología (metodología) -- Topsy.com

  18. Simón Martínez

    Definitivamente voy a dejar de leerte, José Luis. Me provocas tal conflicto que creo que es contraproducente para mi salud profesional. Por un lado cuando te leo, siento un deseo instantáneo de fusionar tus ideas con las mías, y una vez adaptadas a mi realidad, publicarlas en mi blog y así compartirlas con las compañeras. Pero a la vez, siento tal vergüenza por el posible plagio que soy incapaz de materializar el empuje.
    Y es que, “hijo tó lo que haces está mu bien”
    Probablemente aún me quede una escapatoria. Y no es otra que acogerme literalmente a ” Sí, eso que antes se llamaba copiar” y que defiendes con tanta entereza.

    Respecto al tema del artículo no me parece nada descabellado y de hecho se asemeja bastante a algunas experiencias que conozco y que yo mismo aplico en mi centro de Primaria (no sólo, aula). Pero debo reconocer que lo encuentro de una enorme valentía tratándose de Secundaria. (Y no quiero aquí polemizar ni generalizar, siempre hablo desde mi des-conocimiento personal.

    Un saludo a todos.

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Simón!

      Jajajajajaja!!!!! Entonces se ha logrado algo que pretendía! Copia lo que quieras. Yo lo hago. Esta metodología tiene mucho de copia de la que practicaba mi abuelo en su escuela unitaria. O de la gestión de las emociones que ponía en marcha mi tío Juan José en sus clases, y por la cual se hizo realmente famoso en su entorno local. O de la intensidad de trabajo y organización de aula de mis tíos Pepe y Manuela. También tiene algo de Valentín, del “maestro Manolo”, de Candelas, de Pascual (muuuuucho de Pascual, la verdad), de Diego, de una Ángeles, de Adela…

      Y, como no, no quiero dejar de mencionar los contramodelos. No tiene nada, absolutamente nada, de Fernando, de Félix, de Miguel, de otro Manuel, de otra Ángeles…

      Copiado y descopiado, aprendido y desaprendido. Efectivamente, no es descabellado lo que planteo y mucha gente me ha comentado que reconoce partes porque son también sus partes, aunque el todo difiera.

      A seguir trabajando!!! Y gracias por tu comentario y por pasar por aquí y compartir tu tiempo.

      ¡Un saludo!

      Responder
  19. JL Salgado

    Así que… pues aquí mismo. Te dejo este avance de mi programación de aula para el curso 2010-2011 en mi blog. Un espacio privado a falta de un espacio público. ¡Qué se le va a hacer!

    Son las personas quienes van (muy) por delante de las instituciones, siempre ha sido así y siempre lo será. Por eso:
    … todos seremos prescindibles, pero cada persona es absolutamente indispensable
    Salud y saludos.

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola José Luis!

      Por un lado creo que es inevitable. Las instituciones se tienen que hacer cargo de cientos de miles de historias personales, muy diversas. En Andalucía somos 100.000 docentes.

      Aunque, por el otro, también es cierto, somos 100.000 programaciones de aula. No, más. Multiplicadas por el número de asignaturas que cada uno tiene a su cargo. Mmmm…. Sí, sí. Hay cosas en a que la administración ni puede ni debe ir por delante y es cosa de las personas. Y otras en las que va penosamente… Las programaciones de aula deberían ser efectivamente públicas, y no sólo formalmente.

      ¡Un saludo!

      Responder
  20. Victoria

    Buenas, Jose Luis, por fin vi el post desde el netbook, q aquí no me falla… Vamos a ver se me ocurre mucho q comentarte. Vayamos por partes:
    1.- La metodología q planteas realmente es lo q hace unas décadas despertó tanto interés y unos cuantos pedagogos le pusieron el nombre de “Aprendizaje cooperativo”, sólo q ahora con TICs. Pero creo q se te olvidó un aspecto fundamental, base de la filosofía de este tipo de aprendizaje: esos grupos q hablas de 4-5 alumnos deben ser lo más heterogéneos posible, en cuanto a su competencia curricular, de esta forma habrá un verdadero aprendizaje y será más rico (no me extiendo en todas sus ventajas pero es fundamental)

    2.- La q planteas, es la única metodología q usarás? en general soy partidaria de usar muuuchas y variadas metodologías q hagan más variadas -valga la redundancia- las clases… Ello redunda en la motivación, pq hay alumnos q tienen una actitud más positiva hacia una y otros hacia otras. No hay q dar por hecho q el usar un portátil va a ser motivador ya de por si. Sabes q en nuestro grupo de diver de 3º hay chicos entusiasmados con la idea de usar el PC, y otros q cuando yo tenía tutoría antes de tus 2 h de ACT decían “Oh no, ahora dos horas con el ordenador”…
    Si yo tuviera q programar metería metodologías por un tubo, de todo: desde las TICs, hasta la clase magistral (por qué no, a veces es necesaria), pasando por el aprendizaje cooperativo, el individual, los trabajos expositivos. etc etc etc…

    3.- Lo de q sean los propios alumnos los q decidan sus criterios de evaluación no lo veo, no lo veo nada claro. TIenen 11 años y a mi, a mis 38, y con 2 sexenios en mi cuerpo, aún me cuesta saber q es exactamente esa entelequia de un criterio de evaluación, su relación con las competencias, por qué no es lo mismo q un objetivo,…Los chicos son chavalines preadolescentes, q estrenan etapa, estrenan área, pedirles a ellos q en 2 semanas sean capaces de ello me parece peidr peras al olmo… Creo.

    4.- Las fmailias. Genial q participen,q dialoguen, pero q coevalúen???? y si yo, madre de un nene de 1º de ESO no tengo ni puñetera idea del área en cuestión? Casi tendrías q hacer una escuela de padres de cada área… Me parece excesivo… La colaboración debe ser otra (por ejemplo, posibilitar hábitos de estudio en casa…)

    5.- El resto del equipo docente dices q debe conocer la metodología, yo diría q no es tan importante eso como un trabajo interdisciplinar, utopía? no sé… yo fisgoneaba en el buzz por si algo q tú habías dado podía yo enlazarlo con las tutorías… y a veces, la mayoría, podía y venía genial, y ellos mismos enlazaban… Debe haber algún instrumento q nos deje ver “por donde van los otros”, Buzz u otro…

    6.- Estoy de acuerdo con lo de los “objetivos mínimos” q alguien te decía por ahí, es peliagudo.

    Bueno, no querías críticas? jejeje, al final las has tenido. Y antes del verano q ya sabes q luego hay q desconectar…

    Hasta el lunes 🙂

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Victoria!

      Pues como he hecho antes, vamos por puntos. Te adelanto que casi todo es discrepancia, ¿eh?

      1. No es solamente aprendizaje cooperativo. Es aprendizaje social. De hecho, pretende ser constructivismo comunal. El aprendizaje cooperativo es un cajón demasiado amplio. Por eso ponía el vídeo de Sugata Mitra al fondo. Es algo más que cooperativo, creo… Además, para mí, las raíces del aprendizaje social se hunden en la práctica de mi abuelo, de su escuela unitaria. Y probablemente vayan más allá, mucho más allá. Quiero decir… La escuela, sin aprendizaje social es muy poco escuela. O yo lo veo así… Las tremendas quejas de nuestro alumnado (y me refiero a nuestro IES en concreto) sobre la falta de comunicación en las aulas muestran que hay necesidad algo más que aprendizaje cooperativo. Se puede hacer aprendizaje cooperativo sin salir del aula. No se puede hacer aprendizaje social sin lo informal y lo no formal.

      Pero las tIC no son algo más. No es sólo que ahora con tIC. Las tIC son LA herramienta de la comunicación. Sin ellas es posible la escuela jerárquica, reñida con la escuela social. Con ellas no. Las tIC son un Rubicón. Yo, al menos, las veo así.

      Por otro lado, llevas razón. No dejé explícito que los grupos serían heterogéneos. Pues nada, lo explicito. Serán heterogéneos, como no podía ser de otro modo.

      Aunque… Hay una parte mucho menos obvia. ¿Qué heterogeneidad? Los docentes apostamos por las notas como mecanismo de heterogeneidad. ¿Pero por qué no la competencial? ¿O la social? O, mejor, una mezcla de todas ellas. Y eso viene a tocar algo muy hondo, y en lo que todavía estoy sin acabar: cómo formar los grupos. Mi idea es partir, no de sus notas, sino de una evaluación inicial centrada en competencias comunicativas (leer, escribir, hablar, escuchar) y de manejo tIC, combinadas con sus expectativas de vida (aspiraciones educativas que tienen) y obviar los resultados previos que hayan obtenido en el sistema educativo.

      2. ¿Una única metodología? Fíjate que hay: conversación, producción, búsqueda de información, refinado de búsqueda de información, selección de información, organización de la información, comunicación de la información (que sí está recogida aunque tú creo que indicabas que no), compartición de la información, cita argumentada de fuentes, contextualización, identificación de metas-problemas, generación de datos experimentales, escucha activa, integración curricular (no interdisciplinariedad, no; integración), integración de lo no formal y lo informal, aplicación emprendedora, establecimiento de criterios de evaluación, uso de lenguaje visual, capacidad de síntesis comunicativa con diversos formatos (blog, pechá kuchá…), trabajo individual en entorno social cooperativo, trabajo directamente cooperativo… Mmmmm… No consigo comprender la expresión “una única metodología…”. Es como si dijéramos que ir a la escuela es una única metodología. Te juro que veo esto suficientemente variado. Ya sabes que una de las quejas que recibo del alumnado es sobre la carga de trabajo que tiene que hacer en el aula, no que se aburra.

      Aunque una cosa fijo. Nunca más la clase magistral. No es parte de la educación. ¿Una hora hablando uno y escuchando 30? No, definitivamente no es parte de la educación del siglo XXI. De hecho, nunca debió ser parte de la educación de ningún siglo. Y otra cosa fijo. ¿Por qué hacer trabajo individual aislado cuando se puede hacer trabajo individual en colectivo? Es que creo que usas individual como sinónimo de aislado. No, definitivamente me voy a desprender de cualquier enfoque metodológico poco eficiente, e incluso contraeducativo (como la clase magistral).

      Volviendo a la carga de trabajo y las quejas del alumnado… Creo que te entiendo. Si lo que me preguntas es cómo voy a responder a ese alumnado que dice “Oh, no! Hoy hay dos horas de ordenador” (que, por cierto, apuesto a que son las mismas personas que me decían a mí “Oh, no! Ahora hay tutoría con Victoria”, jejeje…), si lo de variación metodológica va por ahí, mi análisis es el siguiente. En mi experiencia de aula, creo que el alumnado usa esa queja en muchas ocasiones de modo permanente. Y emite la misma queja hacia ti que hacia mí, que hacia cualquiera de lo docentes. Es una queja acerca del trabajo. Ya lo decía Ana en su comentario. Hemos trabajado más en Diversificación (y, coherentemente, si se quejaban de ti en tutoría, es que también habéis trabajado más, cosa que puedo atestiguar rotundamente). Y esas quejas, si te das cuenta, son históricas. Quiero decir… hay que mirar su evolución. Se redujeron, se redujeron a lo largo del tiempo, conforme el alumnado fue descubriendo qué hacer y qué poder le daba lo que hacía. Si la queja del alumnado hacia la carga de trabajo fuera el elemento que dirigiera las aulas no existiría innovación. Porque toda la innovación que se está haciendo en educación convierte al alumnado en mucho más activo. Y eso tiene una consecuencia directa: piden, a gritos, volver al sistema anterior, en el que se examinaban y ya está; en el que no había que calentarse la cabeza. Lo que nos debe importar es cuál es la queja al final de curso y cuál la evolución de las quejas a lo largo del mismo. Y esos datos, especialmente cuál es el nivel de queja de final de curso, es espectacularmente favorable, como tú sabes y hemos hablado.

      Por cierto… Las tIC NO son una herramienta motivadora. Su carácter motivador no le viene dado por tIC, sino por diferentes respecto a lo que se hacía. Cuando se convierten en habituales dejan de ser motivadoras. Y así debe ser. La motivación tiene más poder cuando es endógena. Y las tIC son exógenas. Se agota pronto, muy pronto, ese rol. Las tIC se usan porque son modos eficientes, muy eficientes, de operar comunicación. Yo nunca las empleo como herramienta motivadora, sino como herramienta de trabajo. Igual que no emplearía un bolígrafo como herramienta motivadora.

      3. ¿Has probado a que el alumnado tuyo cree los criterios de evaluación? Sí, ya sé lo que me vas a decir, que como orientadora tienes muy pocas horas de clase y no te da tiempo a probar todo eso. Pero merece la pena. Hasta que no lo veas no lo creerás, jejeje… La participación del alumnado en la gestión de la evalución lo cambia todo. No se trata sólo del amplio apoyo científico que hay al respecto, no. Se trata también de lo que cuenta la experiencia de aula, de la reflexión que introduce sobre el aprendizaje, de la gestión de la emoción que aporta la implicación en las metas… Y no se trata de que acierten con los criterios, no. Se trata de que aprendan. ¡Es la escuela, es el lugar donde aprendemos lo que precisamos después! La evaluación es un tema más del currículum, creo. Autonomía del aprendizaje. Una de las metas más grandes que tenemos. Porque no lo sepan hacer no lo vamos a dejar, ¿no? Precisamente porque no lo saben hacer hay que trabajarlo en el aula. La evaluación y la autoevaluación como brújula. No pretendo que acierten. Pretendo que avancen. Y, si te fijas, los docentes tenemos un problema con los criterios. Tendemos a verlos como algo fijo. Y no. Un criterio de evaluación evoluciona. Tanto como la persona. La acompaña, de hecho.

      En fin… Mi experiencia de aula al respecto es tan bestia en cuanto al poder de esta idea que no puedo renunciar a ella por los posibles problemas que plantee. Conforme vayan llegando los iré solucionando. Lo hice en el pasado y creo que puedo hacerlo en el futuro.

      Además, con el mismo argumento que das para rechazar la implicación del alumnado en la evaluación, podríamo rechazar su aprendizaje en matemáticas o en sociales. Mmmm… No, tampoco en el punto 3 estoy de acuerdo…

      4. ¡Uf! Ni aquí… Y es que tendemos a considerar la escuela como un espacio propio, bajo nuestro control. Yo quiero compartir los procesos educativos con quien quiera. Y sus implicaciones, eso sí. No vayamos a caer en que coevaluación es que las familias dan parte de la nota. Nooooooo… Ni se me había pasado por la cabeza interpretar coevaluación así. Es más bien un proceso en el que las familias miran y orientan a sus hijos e hijas. Es algo que empieza y puede fructificar en algún momento y con algunas personas. Y con otras no…

      Tampoco estoy de acuerdo en el enfoque que das, que es necesario ser experto disciplinar para evaluar. Es un enfoque centrado en la materia, no en la persona. En el producto, no en el proceso. Creo que las familias están perfectamente capacitadas para ayudar, incluso compartir si el proceso avanza lo suficiente, en temas como uso y gestión de la información, comunicación, herramientas tIC… ¡Hay un universo educativo más allá de los contenidos de la materia!. Y, además, veo mi trabajo como educador no sólo centrado en el alumnado, sino también en sus familias. Como ya he hecho largos años en La Mojonera y como ya hice los dos primeros cursos que estuve en el IES Celia Viñas. Es más bien una continuación de algo que empecé que una novedad.

      5. Aquí sí. Aquí totalmente de acuerdo. Necesitamos instrumentos que nos ayuden a ver por dónde van el resto de lo compañeros. Y, sobre todo, por donde va nuestro alumnado con ellas y ellos.

      6. Los objetivos mínimos, insisto, se pueden alcanzar en diverso grado. Y vuelvo también al mismo argumento que usaba. Hay gente que aprueba con 5. ¿Significa eso que ha alcanzado todos los objetivos mínimos? O, una visión más. ¿Se logran lo objetivos mínimos si se demuestran en una fecha pero no posteriormente? O también… ¿No son las competencias mucho más que los objetivos mínimos? ¿Y se está aprobando demostrando competencias o demostrando capacidad de repetición de lo que dice un libro de texto? No veo justo aplicar una crítica a un modelo si no se aplica al otro. Esto es un análisis comparativo. Si este modelo se ajusta más a objetivos mínimos que el otro, y lo hace, hay que decir que si en éste el tema es peliagudo, ¡no veas con el sistema actual de evaluación! Lo que importa es que hay un avance respecto a lo que se tenía. Aunque puede ser que ese avance no sea del todo suficiente (yo ya argumentaba antes que no lo veo así, que sí creo que es adecuado).

      En fin, chica… Hay que abrir caminos. Si lo que tuviéramos fuera tan bueno, pues llevarías razón. Pero es que lo que tenemos es de pena. De hecho, un IES como el nuestro, explícitamente orientado a buenos resultados de selectividad (ojo, no es crítica, es buena adaptación al contexto)… ¿Sabe el profesorado cómo le va al alumnado tras algún tiempo de universidad? ¿Sabemos qué análisis hace el alumnado de 4ºESO al finalizar su etapa obligatoria? (yo sí) ¿Tenemos una idea de qué dicen que les sirvió y qué no? Y te aseguro que… En fin, mejor con lo datos en la mano, sería mejor ver cuántos abandonaron, cuántos llegaron, cuántos dicen que no se quedaron con gran cosa de lo que aquí se impartió (sin negar el esfuerzo de los que imparten, ¿eh?). Hay que abrir caminos porque el enorme esfuerzo de enseñanza no percibo que se está traduciendo en aprendizaje efectivo.

      Pero no pasa nada… Que tengamos visiones distintas no es tanto discrepancia como diversidad. No sólo vamos a trabajar con las coincidencias. Creo que de las opiniones encontradas surge mucho más. Jejejejeje… y de eso tengo mucho en nuestro IES. Salvo Adela y Ángeles, con las que el grado de coincidencia es superior al de discrepancia, creo que no coincido en casi nada con casi nadie, jejeje. Eso no impide que Antonio (mi jefe) y yo trabajemos juntos. O que lo hagamos Juan y yo. O Serafín y yo. O que lo vayamos a hacer Encarna y yo… Creo que nadie como yo ha demostrado tantas veces discrepar tanto con tanta gente, y ser tan colaborador. ¿Has visto que el número de personas a las que estoy asociado en el centro es alto?

      O sea. Sin miedo. Podemos discrepar y trabajar juntos. Pero eso sí, lo mejor es discrepar con hechos de aula en las manos. Y si es posible documentados. Es mi GRAN objetivo para el curso que viene. Contarme.

      Un besazo y gracias por pasar y comentar tan en extenso!!!

      Responder
  21. Victoria

    Buenas de nuevo, entro un momentín q desde el otro PC no puedo, desde el de “vacaciones” sí me deja. Básicamente, dos cosas importnates:

    1.- Saludar a “mis niños de Diver de 3º”!!! QUe no leí todos los comentarios y me he dado cuenta después de q ellos han escrito también por aquí. Pues hola chicos!! feliz verano y enhorabuena por vuestras notas. Como dice Curty, sois un grupo jamonsísimo, y de tontos tenéis lo q yo de bombera. El q piense q la Diver es par tontos es q es tonto rematado!! Es un prgroama q pretende q las personas obtengan la titulación de Secundaria con mayor facilidad. Si fuérais tontos, no os habríamos ofrecido el entrar en el programa (hubiéramos dado por hecho q no llegaríais a sacar el título) así q ni pensarlo, vale? Bueno, pues nos vemos el curso q viene, ya en 4º. A Byron tenemos q animarlo para q se prepare este verano y saque los ámnbitos y pase a 4º pq si no, cumple los 18 sin poder llegar a 4º. Animo Byron! y a los demás muuuchas felicidades, estoy muy orgullosa de vosotros (de ti también, Byron)

    2.- Bueno, Jose Luis, ya hemos hablado de nuestras discrepancias y de en reliadad distintas maneras de utilizar el lenguaje q hacen q a veces parezca q la discrepancia es mucho mayor… Ahora sí, en una cosa discrepo , eso de “lo q tenemos es de pena”… pues yo no lo veo así…ni veo q el Celia sea un centro explicitamente orientado a sacar buenas notas en Selectividad… Como personal del Celia salgo en defensa de MI centro, y como persona q tienen una visión global pq su puesto le implica estar entre bamabalinas y te digo q en mi centro se cuida la preparación de los alumnos para Selectividad (por cierto, me parece bien, los resultados de este año han sido inmejorables, 100% de aprobados en bachillerato diurno convocatoria de junio), pero tambien se cuida la atencion al alumnado inmigrante, se cuida su aula ATAL, se cuida el programa de refuerzos, se cuida el programa de transición de Primaria a Secundaria, se cuida el AMPA, se cuida el Programa Forma Joven, se cuida la atención al alumnado con necesidades educativas especiales, se cuida la convivencia, se cuida la coordinación con Asuntos Sociales, la coordinación con la UAl,se cuida las actividades extraescolares, se cuidan las reuniones de tutores de la ESO, se cuidan las reuniones mensuales de equipos educativos, se cuidan las reuniones de padres y las tutorías con padres, se cuidan los programas de hábitos de vida saludable, … no sigo… Hay aspectos mejorables, sí, pero ahí estmaos todos para mejorarlo…remato con un Viva mi IES!!!

    Feliz verano, José Luis. En septiembre to be continued

    Responder
    • José Luis Castillo

      ¡Hola Victoria!

      Pues sí, luego en la conversación posterior hemos visto que las posiciones eran más de lenguaje que de fondo. Y creo que en el párrafo que añades también. Es completamente cierto que el equipo directivo está volcado en actualizar el IES. Con mucho esfuerzo y con mucho tesón. Y, además, con acierto en varias de sus acciones. Los valoro mucho. Y sí, creo que esas líneas se han abierto muy bien en los últimos años. Sólo falta que fructifiquen, sólo nos falta recorrer caminos en los que ya tenemos referentes, por suerte, porque múltiples IES de muy diversos lugares los han caminado ya.

      Y si se logra lo que te comentaba antes, que sucedan los aprendizajes que con tanto esfuerzo se tratan de producir, será un magnífico IES. Aún no. Aún no lo es. Aún es un IES que vive de un contexto favorable y en el que el viento sopla a favor. Un IES que está haciendo un esfuerzo de modernización a marchas forzadas. Pero no vamos mal, la verdad. Proque aún estando lejos de la meta, contamos con un equipo directivo muy bien encaminado y con algunos profesores y profesoras que entienden los nuevos tiempos.

      Ahora hace falta que el cuidado se traduzca en resultados de aprendizaje y que todo lo aprendido en programas que se perciben en el IES como colaterales por la gran mayoría del profesorado, terminen afectando a la línea que se percibe como princiapal. Es decir, que el alumnado apruebe porque aprenda, no porque supere exámenes.

      Queda mucho camino pero no me quejo de cómo vamos, especialmente gracias al equipo directivo y a la labor de aquellos y aquellas que comprenden que tiempos nuevos se corresponden con objetivos nuevos en la educación y con formas nuevas de educar. En un IES grande, como en el que estamos destinados, hay de todo, claro. Y, cómo no, también profesorado comprometido con la formación de todo su alumnado y no sólo con aquellos que aprueban.

      Nos vemos en septiembre!

      Responder
  22. Pingback: Cuestiones de evaluación para mi programación de aula « En buena compañía (blog de tutoría)

Deja un comentario si lo deseas. ¡Y gracias por leer! :)