La única nota posible en la evaluación inicial legislada es 10

Absolutamente. Porque menos sería reconocer la estupidez del sistema.

¿Qué no puede ser la evaluación inicial? La evaluación inicial no puede ser una evaluación final del actual curso. No se puede hacer una medida de cómo está el alumnado respecto a TODOS los contenidos y competencias de ese curso. Porque no se ha iniciado el curso…

Y no vale decir que hay que saber cómo está el alumnado antes de empezar a trabajar, porque la evaluación inicial reconocida en la ley sólo sucede una vez, al inicio del curso. Y la evaluación inicial educativa tiene que suceder todos los días… Incluso el último día hay que hacer evaluación inicial. Cada vez que se trabaje algo potencialmente nuevo hay que hacer evaluación inicial. Limitar la evaluación inicial a la legislada es impedir conocer lo que el alumnado pueda aprender por sí mismo durante el año fuera del aula. Que puede ser mucho tanto en contenidos como en competencias. No, no… Definitivamente la evaluación inicial reconocida en la legislación no puede usar TODOS los contenidos y competencias del curso. Sería absurdo, un trabajo estúpido, inútil, a destiempo… Es imposible que el legislador quiera que seamos estúpidos, inútiles, inoportunos, absurdos (espero… 😉  ).

¿Qué tampoco puede ser la evaluación inicial? Una evaluación final del curso pasado. ¡Que ya se hizo…! ¿Para qué repetirla? Porque, repetirla, sería reconocer el fracaso total y absoluto de la enseñanza. Que permite que el alumnado progrese en el sistema con meras apariencias de aprendizaje…

¿Cuál es, entonces, la única alternativa posible? Dedicar la evaluación inicial a que el alumnado se haga consciente de su potencial de crecimiento. La evaluación inicial reconocida en la ley solo puede tener una forma (autoevaluación) y un resultado (10).

Porque la evaluación inicial sólo puede ser una cosa: revelar el posible camino para, no sacar un 10, no (¿a quién cojones le importa una mierda sacar un 10?). Para SER un 10. ¿Y el resto del curso? Para lograrlo…

Todo lo demás no vale. Y si estás en desacuerdo conmigo, rebátemelo.

Deja un comentario si lo deseas. ¡Y gracias por leer! :)