Consecuencias de una buena divisibilidad

Rotación
Fuente: Museo Hª Natural México

¿La Tierra da una vuelta sobre su eje en un día? Sí, sin duda. ¿La Tierra da una vuelta sobre su eje en 24 horas? No, ni de broma.

¿Y eso? ¿Es que no es lo mismo un día que 24 horas? Son lo mismo porque hemos decidido que sean lo mismo. Pero su significado es muy diferente. Un día es una división natural del tiempo. Representa el tiempo que pasa desde que la Tierra está orientada hacia el Sol en una dirección concreta hasta que vuelve a estarlo otra vez. Es el tiempo que, como te indicaba antes, invierte en una rotación. Y hemos decidido que ese día, esa división natural del tiempo, tenga subunidades. Pero esas subunidades son artificiales.

Divisibilidad
Fuente: Learning Math

¿Por qué 24? Bueno, una de los objetivos de medir el tiempo es repartir nuestro trabajo a lo largo del día. Así, una subunidad de la rotación tiene que dividirse fácilmente. 24 cumple ese requisito. Se puede dividir por 2 para señalar el promedio de iluminación y oscuridad. Se puede dividir por 3 y así configurar los grandes ámbitos de nuestra vida: trabajo, ocio, sueño (básicamente es un sistema agrícola de reparto del tiempo). Se puede dividir por cuatro y volver a configurar nuestra vida: trabajo en el lugar laboral, más trabajo en casa, ocio, sueño (no te tengo que decir que esta es una mala división, pero es la que se está imponiendo en las sociedades industriales y de la información). También se puede dividir por seis, ocho, doce.

Y lo que es mejor. Las subunidades también son bastante divisibles. 12, el resultado de dividir 24 entre 2, se puede dividir por 6, 4, 3, 2. Y 8, el resultado de dividir 24 entre 3, se puede dividir entre 4 y 2. Y 6 entre 3 y 2.

Definitivamente 24 es un número muy fragmentable. Y eso está bien. ¡Incluso se puede dividir entre 24! Y te sale una hora… Que es lapso de tiempo suficientemente largo como para dividirlo a su vez en subunidades más pequeñas: los minutos. ¿Por qué 60? ¿No lo adivinas? Empieza a buscarle divisores… 2, 3, 4, 5, 6, 10, 12, 15, 20, 30, 60… Y te sale el minuto.

La astronomía, combinada con la matemática del sistema métrico decimal, marca el ritmo de tu vida.

Pero eso no quiere decir que lo haga bien. Una hora es una herramienta que puede ser utilizada bien y mal. Para mí, una hora es una unidad horrible de trabajo en la escuela. Me gustan mucho más 40 ó, incluso, 50 minutos. Pero esas unidades no existen… Si acaso empleamos los cuartos de hora. Y tampoco está claro que tenga que durar lo mismo una clase de matemáticas que una de ciencias o una de plástica y visual (si es que deben existir clases separadas de matemáticas, de ciencias, de plástica y visual, que esa es otra, y que yo creo que no). Ni que tengan que durar lo mismo una actividad (escuchar) que otra (buscar información, crear un g?afico que la represente)…

Mmmmmm…

Que hayamos dividido bien el tiempo que tarda la Tierra en rotar sobre su eje no quiere decir que lo hayamos aprendido a utilizar bien. En la educación, después de más de un siglo, aún no lo hemos logrado.

2 Replies to “Consecuencias de una buena divisibilidad”

Deja un comentario si lo deseas. ¡Y gracias por leer! :)