Conoce el cerebro, el lugar donde habita quien tú eres

Conocer la naturaleza no es suficiente. Usar el método científico no basta. Se dijo, y se dijo bien, hace muchos siglos: γνῶθι σεαυτόν, gnóthi seautón, scito te ipsum. Conócete a ti mismo

Es curioso que hayamos avanzado tanto y tanto y tanto en saber de lo que hay fuera de nosotros. En conocer cómo funcionan las supernovas, qué hay a 14.000 millones de años luz. O en mirar una bacteria o un virus con los ojos prestados de microscopios muy diversos. Y no tanto en la instrospección, en alcanzar a comprender qué somos, quiénes somos… No tan potente el método hacia dentro como el método científico, hacia fuera.

Y todo eso a pesar de que sabemos esto desde hace siglos (atribuido a Hipócrates):

“Las personas deberían comprender que desde el cerebro, y desde el cerebro solamente, surgen nuestros placeres, alegrías, risas y bromas, así como nuestros pesares; dolores, penas y lágrimas. A través de él, en en particular, pensamos, ver, oír y distinguir lo feo de lo bello, lo malo de lo bueno, lo agradable de lo desagradable… Es la misma cosa que nos vuelve locos o delirantes, nos inspira temor y miedo, ya sea de noche o de día, trae insomnio, errores inoportunos, ansiedades sin sentido, distracción, y actos que sean contrarios al hábito. Todas estas cosas que padecemos vienen del cerebro, cuando no está sano (…). Pero cuando el cerebro está bien, una persona puede pensar correctamente.”

Deja un comentario si lo deseas. ¡Y gracias por leer! :)